Cómo convertirse en un entrenador personal : habilidades y mentalidad

14 Ago, 2015

Cómo convertirse en un entrenador personal : habilidades y mentalidad

1.Asegurarte de que tienes condiciones físicas

Los entrenadores personales son responsables de la formación de, entre otros, la aptitud física y la autodeterminación de sus clientes. Para ser eficaz, un entrenador debe demostrar que es maestro de si mismo en este terreno. Puesto que estás pensando en convertirse en un entrenador personal, hazte las siguientes preguntas:
¿Sacas el máximo provecho de tu físico? Los clientes están buscando en su coach personal un ejemplo de lo que significa estar en forma y saludable. Esto no quiere decir seguir unas normas y cánones rígidos; cada tipo de cuerpo es diferente y estar “en forma” significa diferentes cosas para cada persona. Asimismo, los entrenadores personales deben ser capaces de enseñar una gran variedad de ejercicios y sobre todo, deben entrenar tan duro como sus clientes – o incluso más – para ayudarles a tener éxito.
¿Crees en los beneficios del deporte y el fitness? Convertirse en entrenador personal no consistirá únicamente en querer mantenerse delgado. Estar en forma proporciona una fuerza poderosa que mejora la vida de las personas. Es esta fuerte convicción en su trabajo la que permite a los coaches ser tan motivadores para sus clientes.

2.Tener un buen conocimiento de la anatomía humana.

Los mejores entrenadores personales tienen un amplio conocimiento de cómo funciona el cuerpo humano. Esta es una gran responsabilidad: dar a los clientes el asesoramiento apropiado a sus habilidades físicas pueden causar daños, que a veces pueden ser graves. Los clientes también trabajan con máquinas de peso que podrían perjudicarles si no se utilizan correctamente.

Un entrenador aprende mucho durante el curso de su carrera, pero es importante que se interesa también de forma individual en el cuerpo y las necesidades de la gente, en entender cómo ayudarles a ponerse en forma lo mejor posible.

3.Desarrollar tus habilidades de liderazgo.

Un entrenador personal debe ser un líder inspirador de confianza. Después de todo, apoya a sus clientes durante las sesiones de ejercicio que pueden ser muy duras, causar dolor, frustración y, a veces lágrimas. Los entrenadores animan a sus clientes a mantenerse focalizados en sus metas y comparten su alegría y satisfacción de haberlas logrado.

4.Contratar un entrenador personal.

Para entender verdaderamente la relación instructor/cliente, contrata tú mismo a un entrenador para ayudarte en tus propias metas deportivas. Presta atención a la evolución de la relación con él /ella y los rasgos de carácter que la hacen eficaz en su trabajo. Cada entrenador tiene un estilo diferente; algunos se comportan como instructores del campamento y otros tienen un enfoque suave e íntimo. Piensa en el enfoque que adoptarías tú en su lugar.

antoine

Deja una Respuesta

*